La intervención del presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, en la junta de accionistas del viernes 30 de junio va a marcar muchas decisiones de los próximos meses, tanto en los medios que pertenecen al grupo como en el conjunto del sector. Prisa es referencia para muchos actores de este mercado, desde las entidades financieras que acumulan miles de millones en créditos en el sector media hasta las consultoras que analizan otras compañías, los anunciantes, el resto de medios de comunicación y los profesionales del periodismo que aún hoy siguen confiando más en Prisa que en sus propias empresas.

¿Qué dijo Cebrián?

  1. “El solo dividendo social no justifica la aprobación de la gestión. Nos encontramos firmemente empeñados en restaurar la rentabilidad de nuestra empresa”
  2. “Nuestra decisión es proceder a las desinversiones necesarias para hacer frente a las obligaciones crediticias con la complicidad de nuestros acreedores”
  3. “La empresa (El País) tiene un futuro brillante si somos capaces de invertir en tecnología y en capital humano de perfil acorde con los nuevos tiempos”
  4. “Procederemos a construir una estructura de capital estable”
  5. “Será inevitable reducir el perímetro del grupo”
  6. “Pretendemos revisar igualmente la política salarial de la alta dirección ajustándola a las condiciones del mercado”
  7. “Vamos a vivir un proceso de consolidación de las empresas de medios, y queremos no solo estar presentes en él sino capitanearlo en lo posible”

¿Qué se puede desprender en los próximos meses de lo que dijo?

  1. Prisa no va a reclamar más esfuerzos a sus accionistas institucionales (Santander, Caixabank, Telefónica) basados en su capacidad de influencia política y social. Prisa ha entendido el mensaje del presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete en el mismo diario El País: “Telefónica está para ayudar, para invertir, y no para otras cosas”
  2. Prisa va a vender lo que se pueda vender. Ya tiene en venta Santillana y Media Capital (Portugal) y en el discurso de Cebrián no hay ni una línea sobre el futuro de la Cadena Ser, solo habla de la transformación digital de El País
  3. Más reestructuraciones de personal para adaptar los costes salariales al mercado digital
  4. Los accionistas con ánimo especulativo van a salir cuando recojan beneficios de las ventas de activos
  5. Prisa va a ser fundamentalmente la actual Prisa Noticias, o sea, El País como primer medio informativo global en lengua española
  6. A menor tamaño del grupo, menos estructura directiva
  7. Empieza el baile de fusiones en el sector media en España al comprobarse que el final de la crisis económica no acaba con la crisis sectorial. Prisa va a estar en esas fusiones e intentará absorber antes que ser absorbida. (Quienes conocen la habitual altanería de Cebrián entenderán lo que le debe haber costado pronunciar el final de esa frase: “en lo posible”).

Este discurso junto con el perfil del nuevo consejero delegado Manuel Mirat (al que se insiste una y otra vez en destacar como líder de la transformación digital de El País -no del grupo- y coordinador de la compañía con las grandes tecnológicas -léase Google y Fabebook-) indican que los rumores reiterados sobre la venta de Santillana, Media Capital (Portugal) e incluso la Cadena Ser pueden tomar forma en los próximos meses o semanas con el objetivo de amortizar crédito y reorganizar el capital para concentrarse en ser el primer periódico en español en todo el mundo en alianza con Google y Facebook. En este contexto no se descartan operaciones como la que se insinuaba la pasada semana que implicaría a Henneo (Heraldo de Aragón, 20 minutos, La Información), capitaneada desde la sombra por quien ha estado hasta el último día intentando que Cebrián fuera relevado en esa junta del 30 de junio: César Alierta. Cebrián se quedó, pero hizo el discurso que le pedían quienes pretendían echarle.

Anuncios