Google y Facebook: ¿empresas tecnológicas o medios de comunicación?

Hacks and Hackers Barcelona, capitaneados por la dinámica @eli_vivas, periodista de El Periódico y profesora de Blanquerna-Comunicació, ha celebrado este fin de semana el interensantísimo encuentro Media Disruption. Entre los muchos talleres y actividades, tuve la oportunidad de moderar lo que iba a ser un combate entre @kpeiro, directora de Nació Digital y también profesora en Blanquerna, y @mberzosa, el correoso responsable del Google News Lab para España y Portugal y profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. El asunto era el gran tema del momento: el fact checking. Pero salió, como siempre el trasunto, ¿Son aplicables a los buscadores (Google) y a las redes sociales (Facebook) las reglas de confianza que exigen los usuarios a los medios de comunicación? Millán Berzosa, al que hay que reconocerle que siempre da la cara en los escenarios más complicados, repitió lo que dicen por activa y por pasiva las empresas tecnológicas que controlan hoy el 70% de la inversión publicitaria mundial: “no somos editores, podemos poner herramientas de verificación al servicio de los usuarios pero no queremos ser medios de comunicación”. Este tipo de afirmaciones son tan ciertas como ineficaces para resolver la actual crisis de confianza. Resulta poco menos que insultante que los algoritmos que hoy regulan el flujo informativo global no puedan penalizar sistemáticamente a los sitios y a los usuarios que han sido acusados reiteradamente de mentir. El tráfico llega a los sitios de noticias a través de los buscadores y de las redes. Y del tráfico depende la parte más sustantiva de los ingresos publicitarios. De manera que la pasividad ante la posverdad no es neutra en ningún caso. Aunque tan cierto como eso es que los medios no pueden pretender trasladar su monopolio a las redes y a los buscadores como antes lo tenían en las rotativas y en los quioscos. Hay que salir de ese atolladero.

Curiosamente quien parece tenerlo más que claro es Sir Martin Sorrell, el mandamás del grupo plenipotenciario de publicidad WPP además de accionista de Imagina en España. En una entrevista en ABC ha zanjado el debate de una manera así de tajante: “Ellos han proclamado siempre que son compañías tecnológicas, pero yo digo que no lo son, que son empresas periodísticas. Ellos son medios de comunicación”. Sorrell les acusa igualmente de ejercer un duopolio publicitario y en este contexto manifiesta una fe en las empresas de medios de comunicación que no acostumbran a exhibir ni sus actuales propietarios. Las claves: la verificación es el único camino para ganar la confianza de los usuarios que se traducirá en una mejor monetización tanto publicitaria como en suscripciones. Muchos esperan que tenga razón.